Area de Archivo del Congreso de la República

Inicio > Documentos y Alertas > Pieza Documental del Mes > Pionero de la Aviación Velasco Astete

Pieza Documental del Mes 

Alejandro Velasco Astete 
Pionero de la Aviación Peruana

Después de la hazaña del cruce de los Alpes por  Jorge Chávez, en 1910 y de Juan Bielovucich, en 1913, las miradas se dirigieron a la Cordillera de los Andes como el próximo objetivo a seguir.

En 1915 los aeronautas argentinos Eduardo Bradley y Ángel María Zuluaga cruzaron la Cordillera de los Andes en globo; en abril de 1918 en vuelo de 2 horas y 30 minutos el aviador argentino Luis Candelaria lo cruza por el sector Zapala (Argentina) y Cunco (Chile) alcanzando una altura de 4.000 msnm. El 12 de  diciembre de 1918, el teniente Dagoberto Godoy, de nacionalidad chilena despega desde Santiago elevándose sobre el volcán Tupungato, a una altura aproximada de 6300 msnm llegando a Mendoza (Argentina) en 2 horas de vuelo. En julio de 1919 el Italiano Antonio Locatelli, parte desde Buenos Aires (Argentina) elevándose a casi 7.000 msnm, aterrizando en Viña del Mar (Chile); el 1 de abril de 1921 es la francesa Adrienne Bolland quien cruza los Andes, partiendo desde la ciudad de Mendoza a una altura aproximada de 4200 m. Llegando a Santiago tras 3 horas 15 minutos de vuelo.

En el Perú, entre esos años, ya se realizaban vuelos a distancia pero solo en su zona costera. Es en enero de 1920, que los señores Miguel Grau y Miguel D. Gonzáles, senadores por el Callao y Cusco, respectivamente, presentan un proyecto de ley que persigue incentivar entre los aviadores nacionales y extranjeros residentes en el país,  el cruce de los Andes peruanos mediante un raid aéreo de Lima al Cusco con una sola estación en el trayecto. El proyecto de ley en su considerando dice:

“…Primero.- Que hay interés nacional en favorecer el desarrollo de la aviación en el país, y orientarla no solo en el sentido militar sino también en el orden comercial y postal.
   Segundo.- Que con este objeto es necesario estimular la ejecución de vuelos de distancia y de trasposición de la cordillera…”

Dicha iniciativa es aprobada en ambas cámaras legislativas y promulgada por el Presidente Augusto B. Leguía, el 5 de mayo de 1920, como la Resolución Legislativa N° 4083.

El 24 de mayo de 1921, Enrico Rolandi, de nacionalidad italiana, realiza el primer vuelo Lima – Cusco y el 7 de junio del mismo año, realiza el vuelo Cusco – Puno, siendo el primer aviador extranjero en cruzar los Andes peruanos.

En el año de 1925 es un peruano quien  logra trasponer los Andes. El Subteniente Alejandro Velasco Astete, de origen cusqueño, realizó sus primeros estudios superiores en la Escuela de Ingenieros de Lima; posteriormente su aprendizaje profesional de aviador lo hace en Argentina. Ya con el brevete de piloto forma parte de la Escuela de Aviación del Perú como uno de sus mejores oficiales.  El 29 de agosto de 1925, Alejandro Velasco Astete, alza vuelo desde el campo “Las Palmas” en un avión biplano de Caza SVA Ansaldo, bautizado con el nombre “Cusco”, iniciando su raid Lima – Cusco; sin embargo el mal tiempo le obliga a forzar un aterrizaje en Pisco.

El 31 de agosto de 1925, reanuda su vuelo hacia el cusco, elevándose por Castrovirreyna a una altura aproximada de 4900 msnm, llegando al cusco luego de tres horas y 40 minutos de vuelo, aterrizando en el campo “La Pólvora”. Fue recibido apoteósicamente por la población y autoridades de la ciudad Imperial.

Aunándose a los homenajes la Cámara de Diputados en su 22° sesión del martes 1 de setiembre de 1925, aprueba una moción presentada por los Diputados José A. Escalante, Mariano N. García, Manuel S. Frisancho, Mariano L. Álvarez, Julio Alonso y Washington Ugarte, en el cual manifiestan:

“…La Cámara de Diputados con motivo del raid Lima – Cusco, llevado a feliz término por el aviador militar cusqueño subteniente Alejandro Velasco Astete, expresa un voto de aplauso al señor Ministro de Guerra por el progreso y eficiencia de la escuela de aviación, que acaba de evidenciarse con la extraordinaria hazaña del aviador Velasco, en forma que satisface las expectativas patrióticas del país…”

Igualmente, se acuerda el pedido del Diputado Manuel  S. Frisancho, para enviar un cablegrama de felicitación para el aviador Alejandro Velasco Astete, a través de la Municipalidad del Cusco.

Pero, el júbilo por tal hazaña dura poco tiempo. Alejandro Velasco Astete, es invitado a visitar Puno, decolando a las 8 y 17 minutos de la mañana del 28 de setiembre de 1925, luego de aproximadamente 2 horas sobrevolaba el campo “La Chacarilla” donde se dispuso aterrizar; sin embargo la multitud que pugnaba por  llegar al avión impidió que pisara tierra y al tratar de elevar nuevamente la máquina una de sus alas choca con un muro de tierra, estrellándolo luego, contra un paredón provocando su muerte instantánea.

Al conocerse la noticia del trágico accidente, los diputados Manuel Frisancho, Mariano N. García y Mariano L. Álvarez, presentan el 30 de setiembre de 1925, el Proyecto de Ley N° 127 en el que solicitan consignarse en el Presupuesto General de la República, para el año de 1926, una partida destinada a la erección de un monumento en la ciudad del Cusco, que inmortalice la memoria del aviador Alejandro Velásco Astete. El Diputado Mariano N. García, al fundamentar la proposición manifestó:

“…La Patria para con sus hijos que se han distinguido en levantar más su nombre para con aquellos que han consagrado sus días a acrecentar más su potencialidad y su defensa, se ha manifestado siempre no solo generosa sino justiciera y reconocida, otorgando en forma concreta y efectiva, grandes premios a los servicios prestados al país. Ella sabe perfectamente que sus hijos son los que marcan y hacen subir en el termómetro del progreso un elevado grado de grandeza y de prestigio nacional efectivo (…) creo, señor, que la Cámara por su parte, debe hacer algo para honrar la memoria del intrépido aviador cusqueño, como recompensa del gran raid que realizó con todo éxito entre Lima y el cusco; del intrépido aviador que por un accidente fatal ha dejado de existir en Puno…”

Las cámaras colegisladoras aprueban la proposición que es promulgada como la Ley N° 5238, el 23 de octubre de 1925.
Igualmente el 30 de octubre de 1925, es promulgada como la Ley N° 5241 la iniciativa presentada por el Poder Ejecutivo, que dispone que el premio de dos mil libras, que conforme a la Ley N° 4083 correspondía al aviador Alejandro Velasco Astete, sea entregado a su viuda.  

 

Primeras Mujeres Parlamentarias 1956-1962

Colecciones Documentales Fácticas


Developed by VIS